Historias de fantasmas para leer en la oscuridad (3ª parte)

La amiga de mi hermano, Friya.

Tengo un hermano menor que tenía un amigo imaginario en el momento en que era más joven. Asimismo era un ávido caminante del sueño. En el momento en que tenía unos tres o bien 4 años, comenzó a charlar con alguien a quien llamaba Friya (Fry-uh). Describió a Friya como un hombre de piel obscura y poca ropa al que le encantaba apresar en el desierto. Entonces un día me mencionó que Friya acostumbraba a vivir cerca de la vivienda hace un largo tiempo. Y entonces ciertos blancos vinieron y lo quemaron vivo y mataron a su pueblo. No es precisamente algo que esperas oír de un niño de 4 años. Recuerdo que se encontraba en mi habitación y le oía charlar tal y como si estuviese teniendo una charla y en el momento en que procuraba revisarlo, en el instante se callaba y viraba la cabeza en relación me asomaba por la esquina. Muy inquietante.

Bueno, mi otro hermano, el hijo mediano, visitaba a su padre a lo largo del verano mas el día antes que volviese, mi hermano menor nos ha dicho a mi madre y a mí que «a Friya no le agrada en el momento en que (el hermano) es malo conmigo». Lo va a atemorizar». La noche que llegó a casa, mi madre y estábamos abajo y oímos un grito que aún puedo oír actualmente. Ascendemos corriendo y podemos encontrar al hermano mediano jurando que alguien se encontraba sacudiendo su cama ferozmente. Era una litera. Mi hermano menor se encontraba intensamente dormido. Un mes después, mi hermano menor tuvo una mala caída y se rompió el cráneo. Se encontraba bien, mas jamás volvió a charlar con Friya tras eso. Asimismo paseaba dormido todo el tiempo. Y aparecía justo a la vera de mi cama y me miraba fijamente hasta el momento en que me despertaba y me cagaba de manera rápida.

Una noche oí que la puerta de mi casa se abría y cerraba. Como eran las 4 de la mañana, fui a revisarlo. Abrí la puerta y hallé a mi hermano en el final del patio, en la nieve, solo en lencería, mirándome fijamente. Entonces me saludó lentamente. Esos escalofríos no eran por el frío.

Visitantes en Lover’s Lane.

En el centro (probablemente en el primer año, creo), tuve una relación a distancia con una muchacha de múltiples estados. Me visitaba múltiples ocasiones por año y en el momento en que lo hacía, por supuesto pasábamos tanto tiempo juntos como era viable. Una noche, nos reconciliamos de una riña que terminábamos de tener y nos vamos en la camioneta de mi padre a la Lover’s Lane de la región, un callejón sin salida en el final de una carretera en la ladera de la montaña. Desde este pequeño lote, podías ver el pueblo durante la noche y era bastante excelente, con lo que era un espacio muy habitual para ir.

Conque nos estacionamos en el camión justo a la vera de la carretera, viendo la localidad y abrazándonos mientras que charlamos de nuestro inconveniente. Como varios camiones, tenía una pequeña escotilla en la parte posterior de la cabina que daba a la cama del camión. La abrimos a fin de que entrara algo de aire limpio. En algún instante de nuestra charla, otro vehículo se detuvo en el callejón sin salida. Como no lo dejé claro antes, el callejón sin salida no tenía un bordillo a su alrededor pues se encontraba relativamente sucio (pienso que había creaciones en la región o bien algo de este modo), conque podías salir de la carretera real y salir a la región llana con vistas a la localidad. Nos habíamos salido de la carretera de esta manera, mas el otro vehículo se quedó en la región del bordillo, conque debimos pasar por enfrente de para regresar a la carretera.

De todas maneras, este vehículo se detiene y un conjunto de tipos un tanto superiores que van y comienzan a llevar a cabo el imbécil. Daba la sensación de que probablemente estaban tomando, mas quizás no. La cosa es que habían dejado sus luces encendidas y su vehículo miraba hacia la parte posterior de la camioneta, conque sus luces relucían justo sobre y era molesto. Mas los ignoramos por un tiempo, suponiendo que probablemente solo son idiotas y que ocasionalmente se van a ir.

Entonces, nos ofrece curiosidad de qué están comentando (pues tenemos la posibilidad de oírlos charlar en voz alta por medio de la ventana posterior abierta), y comenzamos a oír y a agarrar trozos de su charla. De a poco se realizó visible que éramos el centro de su atención y que parecían estar haciendo un trabajo para llevar a cabo «algo». No recuerdo precisamente lo que afirmaban, salvo por algo que uno ha dicho y que se me quedó muy grabado en la memoria: «Juro por Dios que lo voy a hacer». En este punto, me coloco inquieto, y coloco las llaves en el encendido, diciéndole a mi novia que no se encontraba entusiasmado en saber qué pasaba precisamente.

Conque en este momento, los dos nos encontramos viendo alterados por la ventana posterior mientras que oímos como se alientan el uno al otro a este enigmático reto, en el momento en que ciertos de comienzan a caminar hacia el camión. Están a unos 15 metros, y no deseo llevar a cabo el absurdo enfrente de mi novia dándole la vuelta a la mierda en el instante, mas sí que enciendo el camión y lo coloco en marcha atrás, mas sin moverme todavía. En el momento en que vieron las luces de freno, comenzaron a caminar más veloz, y fue entonces en el momento en que el botón de NOPE de manera oficial fue presionado en mi cabeza y di la vuelta al camión y comencé a conducir de vuelta a la carretera. Mas como mencioné anteriormente, su coche se encontraba entre el sitio donde estábamos y la carretera, conque regresar a la carretera nos transporta justo a su lado. Mientras que pasamos a su conjunto, unos cuantos corren hacia el camión y uno brinca al parachoques trasero, sujetando el portón trasero. En este momento, algún indicio de duda que hubiese sobre si éramos o bien no la meta de algo (inocente o bien no) había desaparecido, conque lo dejé caer y el tipo se cayó. No sé si se encontraba herido; no me importa. Daba la sensación de que asimismo estaban comenzando a subir a su vehículo, conque lo reservé fuera del área y no los volvimos a conocer, ni volvimos a ese sitio.

Todavía no tengo ni la más remota idea de lo que habría pasado si no hubiésemos salido de allí, y eso, para mí, es la parte que da temor. Me agradaría meditar que solo intentaban atemorizarnos y que no habrían hecho nada, mas al tiempo, he oído historias de gente en sitios como ese que fue violada/matada/lo que sea. Es realmente posible que los dos hayamos estado muy cerca de algo horrible esa noche, y la vivencia me atemoriza hasta hoy.

Frank de Suecia.

En el momento en que era niño (rango 4-6) mi madre tenía un novio… llamémosle Frank. En su más grande parte era un óptimo tipo mas tenía ciertos inconvenientes mentales serios que descubrimos después.

En algún instante eligieron mudarse a Albuquerque (estábamos en California entonces) y nos fuimos. Las cosas estuvieron bien por un tiempo, mas Frany tomaba cada vez más y se se encontraba volviendo cada vez más y más paranoico cada día. Por último mi madre descubrió que había comprado billetes de avión para y un niño () fuera del país. se atemorizó y se metieron en una riña que acabó con la policía arrestándolo por intento de secuestro.

Le afirmaron que estaría en detención por unos 4 días, el suficiente tiempo para empacar y también irse, mas esa noche los policías eligieron dejarlo salir, ¿por qué razón? por el hecho de que sabía de qué forma devolver sangre y se atemorizaron (los policías no eran los más refulgentes) y en vez de llevarlo al hospital lo dejaron en un puto Walgreens para «hallar su medicación» puesto que CLARAMENTE este género no era una amenaza. Para empeorar las cosas, no se fastidiaron en llamarla para advertirle que, oh hey, el maldito que tenía pensado raptar a su hijo es nuestro vagabundo en las calles.

Unas horas después estoy dormido en un saco de reposar al lado de en el momento en que me despierto para localizar su figura sombría parado sobre mí. Entró por fuerza. Grito, brinca. lo lanza (LITERALMENTE) de la habitación, da un portazo y chilla a fin de que la cierre, … Pienso que de todas formas (jamás subió verdaderamente). Empiezan a gritarse unos a otros, los vecinos ahora han llamado a la policía en este punto pues, hey había algún asqueroso curioseando en este sitio.

En algún instante de la riña lo lanzó mediante la puerta corrediza de cristal, aproximadamente al tiempo que 2 oficiales se escabullían por la vivienda para poder ver qué coño pasaba. fue detenida y prosiguió tratando decirles que me dejaran establecerme con . proseguía encerrado en el dormitorio. Al final los policías accedieron y (mientras que se encontraba esposada) ha podido persuadirme de que abriese la puerta. Mientras que chilla que estaría bien, hallan todas y cada una de las pruebas de que tenía pensado matarla y llevarme a Suecia (donde nació y tenía la doble nacionalidad) para lograr separarme de alguna forma de mis abuelos y de mi padre.

Pasé unos días en una vivienda de la CPS mientras que ordenaban su información (fue un fin de semana que añadió tiempo) y tan rápido como salió nos fuimos.

Llamaba a casa de mis abuelos para mencionarle que lo sentía y que estaría allí próximamente para progresar las cosas…

Sonidos extraños entre las pilas.

La biblioteca de mi escuela está abierta hasta las 2 de la mañana para los idiotas como que no hacen sus ensayos hasta el último minuto, es un edificio bastante pequeño y la mayor parte de los libros están en el área del sótano llamada «Stacks». Solo para ofrecerte una veloz iniciativa, están las considerables escaleras primordiales que bajan a las pilas, una salón de máquinas expendedoras, y el film pasillo con 4 entradas a las pilas. Las Estanterías son 2 enormes habitaciones en lados opuestos del pasillo con un sinnúmero de aparadores y escritorios de estudio ajustados en las paredes.

Estuve allí cerca de las 11 de la noche del año pasado, fue un ensayo bastante intensivo de investigación, conque estuve abajo en las estanterías haciendo un trabajo en entre los escritorios de estudio, conque no debí continuar llendo hacia abajo y hacia arriba nuevamente. Había estado allí unas 2 horas y todos, salvo un chaval que trabajaba en bastantes escritorios más abajo, ahora se habían ido. A estas alturas ahora se encontraba bastante desorientado, era una clase de las 8 de la mañana, conque no tenía un largo tiempo hasta el momento en que va a llegar el instante y se encontraba como en pánico, conque me enojé bastante en el momento en que escuché a alguien hojear las páginas del libro rapidísimo a fin de que hiciese ese fuerte estruendos de zumbido en el otro radical de la habitación. Lo ignoré por un tiempo suponiendo que se irían ocasionalmente, mas prosiguieron haciéndolo.

Tras unos cinco minutos, me harté y comencé a caminar para decirles que lo dejaran. Di unos tres pasos del otro lado de la habitación y se detuvo. Me volví a sentar y estuvo en silencio a lo largo de diez minutos más antes que el estruendos de las páginas volteadas comenzara nuevamente, solo que más fuerte, tal y como si hubiesen agarrado un libro colosal esa vez.

El chaval comenzó a enfadarse asimismo y se levantó y comenzó a caminar por los aparadores intentando de hallarlos. Prosigue de este modo, conque asimismo me levanté y comencé a buscar con . Se puso muy ruidoso y era bastante evidente de dónde venía en ese instante, conque comenzamos a caminar hacia , se encontraba en un lado de los aparadores y en el otro.

Paseamos por los aparadores. No había nadie. No habíamos visto a nadie ingresar en las estanterías y estábamos en el lado de la habitación con las entradas, de ninguna forma podría haber entrado nadie sin que los viésemos. El estruendos se detuvo nuevamente y los dos retornamos lentamente a nuestros asientos, acepté que era solo un ventilador o bien algo de esta manera en la otra habitación y verdaderamente precisaba finalizar mi ensayo.

Nos sentamos y también instantaneamente el estruendos empezó nuevamente, sonaba tal y como si viniese de a la vera de la silla del tipo. Metió sus cosas en su bolso, me miró, ha dicho: «A la mierda con esto» y salió. salí de allí unos cinco segundos tras . Todavía no volveré a los Stacks durante la noche, aun en el momento en que hay otra gente ahí abajo. Ningún ensayo merece ser ejecutado por un extraño espectro de libro.

Mi abuelo.

El abuelo descubrió esta historia a lo largo del velorio de mi tío.

Mi abuelo era ingeniero. En el momento en que era joven trabajó para una enorme compañía de cemento. A lo largo de sus primeros meses de trabajo la compañía lo envió a y a otros nuevos reclutas a las montañas para supervisar ciertos trabajos. Introduciendo unos cuantos jubilados como guías, un guía para la caminata, y el cuidador de la compañía para la cabaña donde vivirían, eran un total de diez personas.

Mi abuelo recordaba que vivía en una vieja cabaña de madera llevando a la práctica la vida campestre filipina. No había electricidad y debían prender un fuego con leña si deseaban cocinar. Mencionó que fue una buenísima vivencia de estudio para no solo en lo relativo a su trabajo, sino más bien asimismo a vivir un modo de vida práctico y simple.

Tras un par de semanas su pequeño emprendimiento se encontraba hecho. Su conjunto decidió tomarse una foto juntos en los peldaños del porche de la pequeña cabaña para tener un recuerdo de su tiempo allí. El abuelo mencionó que estaban ajustados en 2 filas en frente de la vivienda. Cinco personas en el frente, cinco personas en la una parte de atrás paradas en el porche.

Recuerden que nos encontramos en los 70, una era antes que se inventasen los palos de autocontrol. Utilizaban una de esas viejas cámaras de cine que hay que descubrir en una tienda Kodak.

Todos volvieron a casa. En el trabajo, unos días después, el dueño de la cámara descubrió las fotografías. Todo el planeta se agolpó para contemplar las fotografías.

En el momento en que llegaron a la última foto que han tomado en conjunto, mi abuelo logró una doble toma. Había once personas en la foto. Cinco en la parte frontal como habían posado al principio, mas seis en la parte posterior.

Todos llevaban camisetas de trabajo en la foto, mas en la esquina de la fila de semblantes sonrientes había una cara ignota de un hombre de mediana edad que llevaba ropa formal trasnochada que parecía ser de hace décadas. Tenía una expresión sombría y miraba de forma directa a la cámara.

Mi abuelo mencionó que en el momento en que y sus compañeros de trabajo se hallaron con el cuidador y el guía de senderismo otra vez, les preguntaron si sabían quién era el hombre de la foto. Los dos se sorprendieron y afirmaron que no. Nadie sabía quién era el hombre.

Mi abuelo todavía tiene su copia de esa foto oculta en algún sitio de su casa…

La asesora del abuelo.

Como menté, mi abuelo transmitió su crónica a lo largo del velorio de mi tío (el hijo de la hermana de mi abuelo). Lo que provocó la discusión de las historias de espectros de mi abuelo, en cuanto al resto racional, fue la vivencia de su asesora solo unas horas antes.

Mis abuelos tienen unos cuantos pequeños negocios y tienen una oficina en una habitación de su casa para sus secretarias. Esto se encontraba en la parte frontal de la vivienda. Si las secretarias deseaban mear debían proceder a la cocina, que se encontraba en la una parte de atrás de la vivienda, para utilizar el baño del personal.

La vivienda de mis abuelos está ubicada en un enorme complejo con el resto de nuestros familiares. Esencialmente nuestros vecinos son nuestra familia. A la izquierda de nuestra casa está la vivienda del hermano más grande de mi abuelo, tras la suya está la vivienda del hermano menor de mi abuelo, y tras nuestra casa está la vivienda de la hermana de mi abuelo.

Raro, lo sé, mas ten paciencia conmigo.

Mi tío vivía en casa de la hermana del abuelo. Como su casa está tras la de mis abuelos, su habitación se encontraba justo tras el baño del personal. Como verdaderamente espalda con espalda con solo unos cuantos pies entre una vivienda y la otra. Mi tío murió en su habitación en las primeras horas de la mañana por una extendida patología. Sabes a dónde se dirige esto, ¿verdad?

Ahora pasaron unos cuantos horas desde el instante en que el cuerpo de mi tío fue transferido al funerario. La asesora del abuelo fue a llevar a cabo pis. Se encontraba sentada en el baño en el momento en que escuchó un fuerte golpeteo que venía de la habitación de mi tío tal y como si algo pesado hubiese caído al suelo.

Justo en el momento en que se encogió de hombros, escuchó la voz de un hombre que afirmaba: «Asistencia». Ayúdenme». Mencionó que la voz era inequívocamente la de mi tío. Se subió los pantalones y salió corriendo del baño. Se imaginó que alguien la había visto utilizando el baño y decidió gastarle una broma, conque después ese día se encaró al hijo de mi tío de ahí que.

Negó haber hecho la broma y mencionó que no había nadie en el hogar a lo largo de ese tiempo.

Asimismo le mencionó que justo antes que mi tío muriera, había tropezado en el suelo y chillado pidiendo asistencia.

El más destacable amigo de mi abuelo.

El abuelo tenía un mejor amigo de hace unos años que pienso que conoció en el momento en que aún trabajaba para exactamente la misma compañía de cemento. Este amigo era una sección tan esencial de nuestras vidas que lo llamé Tío Eddie*. Murió hace unos cuantos años y quisiera que esté en un espacio mejor (¡Duerma bien en paz, tío!).

Antes de eso, no obstante, tuvo una vivencia bastante traumática que solo puedo detallar como una mierda a nivel de película de terror.

El tío Eddie y mi abuelo tenían exactamente la misma edad, mas al tiempo que mi abuelo es un tanto dependiente al trabajo, el tío Eddie deseaba retirarse. Como el tío Eddie vivía en un pequeño pueblo del campo, y mi abuelo eligieron llevar a cabo su pequeña granja en un lote en una colina a pocos quilómetros cerca de la vivienda del tío. Como era de aguardar, se podía llegar a la granja desde su hogar en diez minutos.

Comúnmente íbamos allí cada 2 últimos días de la semana y asábamos pescado, pollo y cocos para un «picnic» dominical. No era nada grande – solo una pequeña mas espaciosa cabaña de madera con una cama, un baño y un porche. La cabaña se encontraba cercada por la «granja», asimismo popular como un jardín súper abultado de múltiples frutas y verduras que el tío Eddie y su familia habían cultivado, si bien la mayor parte de los árboles ahora estaban allí en el momento en que se adquirió la tierra.

Había un sencillo puesto hecho a mano en la esquina que cobijaba ciertas gallinas y esporádicamente cerdo o bien cabra. En su mayor parte era solo una tonelada de árboles -mangos, cocoteros, manzanas de agua- y otras plantas que daban alimento. Había tanta vegetación que prácticamente no se podía ver la cabaña si se se encontraba parado desde el vehículo aparcado en la carretera.

Ciertas noches el tío Eddie o bien uno de sus hijos dormía en casa de campo para controlar la granja o bien para relajarse. Aseguran que prácticamente todos los amaneceres, precisamente a las 3 de la mañana (o bien por lo menos según el reloj que está sobre la cama), si estabas solo allí podías oír a alguien llamando a la puerta si bien no hubiese nadie en el momento en que la abrías, en ocasiones podías oír enormes alas de murciélago aleteando justo fuera de la ventana, y en otras ocasiones podías oír a alguien llamándote por tu nombre, mas más que nada era solo el tío Eddie el que experimentaba la última. Estoy bastante seguro de que asimismo aseveró haber hablado con un enano. Aparentemente el tío ahora se había encontrado con cosas alarmantes antes, mas ninguna tan siniestra como esta noche particularmente.

El tío Eddie decidió reposar en la granja nuevamente, probablemente tras fatigarse del trabajo de la granja. El reloj marcó las 3 de la mañana y han comenzado los golpes. Como se encontraba habituado a esto, lo ignoró. Entonces comenzó a oír a alguien llamarlo por su nombre.

Nos mencionó que era la voz de una muchacha y al comienzo parecía ser de algún sitio del jardín, pidiéndole que abriese la puerta y saliese de la vivienda. Conforme pasaba el tiempo, la voz se realizó más fuerte. Parecía venir de fuera de la puerta.

Tío Eddie mencionó que tenía bastante temor de abrir la puerta, mas que la joven parecía interesante. Le mencionó que era una princesa de otro planeta y que vivía en entre los enormes árboles de mango del jardín. Deseaba que Tío Eddie volviese al otro planeta con y se transformara en su príncipe. Todo cuanto debía llevar a cabo era abrir la puerta.

Tío Eddie le ha dicho a la voz que no deseaba llevar a cabo eso. Le ha dicho firmemente que se fuera y lo dejase en paz. Tras esto, los elementos de la vivienda han comenzado a desplazarse, lo que por supuesto amedrentó aún más a mi tío. La enigmática voz proseguía pidiéndole que abriese la puerta y se fuera con .

Aguardó hasta el amanecer para irse pues no había forma de que abriese esa puerta. Para entonces la voz se había detenido. Se encontraba tan sacudido por la vivencia que llamó agitadamente a mi abuelo y a mi padrastro en relación salió de la granja.

Al día después mi abuelo halló un curandero local y lo invitó a la granja. El abuelo, el tío, el hijo del tío, el chofer del abuelo y mi padrastro cenaron con el curandero. No afirmaron nada sobre la vivencia de mi tío.

Sin incitar al curandero entonces les mencionó que había muchas criaturas «no como » que radicaban en el área que rodeaba la granja. Había pequeños enanos viviendo cerca que eran capaces de lograr que los elementos inanimados se moviesen (por el hecho de que podían hacerse invisibles) y sospechó que había una criatura llamada aswang o bien wakwak con enormes alas de las montañas asimismo. Mas lo más asombroso que les ha dicho fue que había una entidad no humana, que se llamaba a sí princesa, que persuadía a los humanos de ir con a fin de que los sostuviera atrapados en otra dimensión – y vivía en un árbol de mango.

El ex–novio de mamá.

Mi madre salió con su novia del centro a lo largo de más de diez años. Medré con como una suerte de figura paterna. tenía 15 años y vivía con a lo largo de los días de escuela y después dormía en la casa de mis abuelos los últimos días de la semana.

Me había ido de vacaciones de fin de semana con mi abuelo a otra localidad. En el momento en que volví a casa me afirmaron que su apartamento se encontraba hechizado.

El de el es un apartamento pequeñísimo. En el momento en que abres la puerta de entrada andas en el instante en la salón de estar-barra-cocina. La habitación de 60 m2 está separada por un mostrador con taburetes, que sirve como mesa de comedor. Justo a la vera de el frigorífico está la puerta del baño. Esencialmente puedes observar todo en la habitación si te paras en una esquina.

Hasta entonces, hay una pequeña escalera de caracol como esta que transporta al dormitorio. La escalera está de manera directa al costado del sofá de la salón de estar. Como referencia, voy a poner un dibujo debajo:

Mi madre y su novio (llamémosle Ken) se pelearon. logró que Ken durmiese en el sofá mientras que dormía en su habitación en el segundo piso. Todas y cada una de las luces estaban apagadas salvo la luz del porche de afuera.

Ken mencionó que piensa que fue cerca de la medianoche en el momento en que comenzó a dormitar en el sofá. De súbito vio a mi madre bajar la escalera de caracol justo enfrente de . Se encontraba algo obscuro, conque todo cuanto ha podido ver fue su pelo film y su vestido a la noche blanco.

A Ken le pareció un tanto extraño que mi madre llevara ese camisón, en tanto que jamás la había visto utilizarlo antes. Vio a mi madre pasar al lado de en el sofá y caminar hacia la puerta del baño. Aun con la luz tenue de la habitación ha podido verla tocar el pomo de la puerta del baño y después detenerse a mirarlo. No ha podido ver su cara, mas vio su cabeza rotando hacia y sintió sus ojos mirándolo antes de ingresar al baño. Cerró los ojos y escuchó el interruptor de la luz del baño que se encendía.

Habían pasado unos quince minutos y Ken se percató de que mi madre aún no había terminado de emplear el baño. La llamó por su nombre para cerciorarse de que se encontraba bien, «¿Em?» No respondió. «¿Emma?» Todavía no hay respuesta.

Ken empezó a meditar que quizás mi madre se encontraba enferma y se había desmayado, conque se levantó y cruzó la habitación. Apreció que no había luz bajo la puerta del baño más allá de que se encontraba seguro de que había oído a mi madre encendiéndola. En el momento en que se encontraba en oposición al baño, apreció que la puerta se encontraba entreabierta unos cuantos pulgadas, mas la luz no se encontraba encendida.

«¿Em?» llamó nuevamente. Silencio. Abrió la puerta de un tirón y encendió la luz. El baño se encontraba vacío. Sintió que se le ponía la piel de gallina y corrió. Subió corriendo las escaleras y entró en la habitación donde vio a mi madre durmiendo intensamente con una camisa de color…

Se subió de manera rápida a la cama y se puso las mantas sobre su cabeza, lo que despertó a mi madre. Mi madre, molesta, le preguntó: «¿Qué haces aquí? ¡Regresa al sofá!»

«Había varios mosquitos», Ken engañó sin mirarla. Mamá lo dejó y se volvió a reposar. Por la mañana siguiente, en el momento en que llegué de mis vacaciones, le ha dicho la realidad.

Una noche, unos cuantos días después, mi madre se encontraba en el trabajo en el momento en que limpiaba la salón. Levanté los cojines del sofá y vi que había un arma oculta allí. Le pregunté a Ken por qué razón se encontraba allí y sin contestar, miró a la puerta del baño y lo comprendí.

Mi tío.

¿Sabes por qué razón mi madre y no cuestionamos la crónica de Ken?

Bueno, el año previo, su hermano había venido de visita a casa. Mi tío se había mudado a Novedosa Zelanda y visitaba a la familia por las vacaciones. La vivienda de mis abuelos era renovada en ese instante, al paso que el apartamento de mi madre no tenía un espacio para , conque mi tío se quedó en el hotel de mi abuela, que, como puedes acertar, está justo al costado del apartamento de mi madre.

Era la segunda noche de mi tío en el hotel. Se alojaba en una habitación cerca de la recepción. Fue inmediatamente después de la cena y se encontraba relajado en cama observando la televisión en el momento en que de súbito el canal cambió. Y volvió a mudar. Y otra vez. Y otra vez.

Vio que el control a distancia se encontraba intacto en la mesa de café a la vera de la cama. La pantalla de la televisión se volvió estática. Asustado, mi tío agarró la manta y se la puso en la cabeza. Fue entonces en el momento en que sintió que alguien le arrancaba la manta de su cuerpo de manera fuerte. La manta cayó al suelo. No había nadie más en la habitación.

Mi tío salió corriendo y chilló pidiendo asistencia. El plantel del hotel vino y preguntó qué pasaba. En el momento en que les contó lo que había pasado, se rieron y afirmaron que era habitual. Aparentemente, había un espectro de mujer girando el hotel y todos ahora lo habían visto o bien habían experimentado algo alucinante.

¿Sabe de qué manera afirmaron que se veía? Pelo film y negro, vestido a la noche blanco.

Los usados del hotel y los abuelos asisten en la vivienda.

El baño de los usados del hotel era una fila de baños y duchas con puertas particulares que no llegaban hasta arriba para ver a la gente si estaban paradas al otro lado.

Entre los usados del hotel contó que se encontraba empleando entre los puestos en el momento en que oyó a alguien ingresar. Se encontraba en el baño realizando su trabajo en el momento en que levantó la visión. La señora espectro miraba a hurtadillas desde la puerta, mirándole de forma directa.

En Filipinas, es habitual que una vivienda tenga asistencia o bien sirvientas. Mis abuelos tienen una gran casa de 2 pisos y 4 cuartos. A lo largo de este tiempo emplearon a tres usadas familiares y a un hombre como chofer.

Una noche estaban cenando en el cuarto de las criadas (que es un área separada de la cocina primordial donde se podía ver precisamente el patio trasero donde había un altar para un crucifijo) en el momento en que entre las criadas ha dicho, «¿Quién es ese de ahí? ¿Es la señora prendiendo candelas en el altar?»

El conductor se congeló y ha dicho: «Esa no es la señora».

A media noche, piel pálida prácticamente refulgente, vestido blanco, pelo film y negro… y después aparentemente desapareció. Todos testimonian que vieron a una dama espectro caminando en el patio trasero.

Las criadas me afirmaron en el momento en que podían oír voces incorpóreas en la vivienda grande de mis abuelos. Tal y como si en ocasiones oyesen a alguien comentando en el comedor y fuesen allí solo para poder ver que está vacía. Unos cuantos ocasiones escuchaban a mi abuela chillar sus nombres desde la oficina o bien el dormitorio primordial. No obstante, en el momento en que iban a conocer a mi abuela y le preguntaban qué precisaba, mi abuela se confundía y afirmaba que no los había llamado primeramente.

Mi niñera de la niñez, que era una de nuestras sirvientas, acabó casándose con el chofer de la vivienda y quedando embarazada. En ese instante, no obstante, lo sostuvieron en misterio a mis abuelos, conque proseguían durmiendo en distintas habitaciones – una habitación para la asistencia masculina y otra para la asistencia femenina. Llamemos a nuestras tres sirvientas Anne (embarazada), Jessica y Regla.

Regla tenía su día de asueto y fue a conocer a su familia, conque solo estaban Anne y Jessica en su dormitorio con litera. Cerca de la 1 de la mañana, Jessica se despertó con un extraño sonido fuera de su ventana, que, nuevamente, está ubicada cerca de nuestro patio trasero. Sonaba tal y como si algo con garras o bien clavos largos estuviese rasguñando las ventanas.

«Anne, ¿andas lúcida? ¿Oyes eso?»

«Sí».

Adjuntado con el rasguño, escucharon un extraño sonido agudo y risueño que describieron como prácticamente inhumano; algo tal como el sonido de un murciélago, salvo que el volumen del rasguño y el chillido se realizó tan fuerte que finalmente fue realizado por algo mucho mayor que un murciélago. Algo tal como el sonido de una hechicera cacareando en las películas, mas no totalmente…

Los sonidos asimismo venían de la ventana al lado de la cama de la embarazada Anne.

en mi vieja habitación.

Era un habitual viernes durante la noche y se encontraba en mi dormitorio observando la televisión. seguramente tenía 12 años en ese instante. Mi dormitorio se encontraba al costado del cuarto de los asistentes y desde una de mis ventanas podía ver toda la región de las criadas.

Tuve ciertos inconvenientes para reposar hace dos semanas gracias a que alguien me sostuvo despierto llamando «Pssst» desde mi ventana. Me imaginé que eran solo las criadas burlándose de mí y afirmaba: «¡Basta!» y en ocasiones se detenían. En otras ocasiones, parecían gozar torturándome y proseguían haciéndolo a lo largo de un largo tiempo hasta el momento en que me volvía desquiciado.

No obstante, recientemente se había detenido. Me había olvidado completamente hasta el momento en que volvió a ocurrir. «¡Pssst!» Lo escuché nuevamente. En esta ocasión sucedió antes, cerca de las 7PM en vez de la molestia frecuente de las diez-12PM. Del otro lado de la pared podía oír que las criadas proseguían comiendo.

«¡Ajá! ¡En esta ocasión no te marchas a huír y me vas a mentir!» Me dije feliz mientras que corría de mi habitación al comedor para apresar al culpable in fraganti. Un minuto después, en el momento en que llegué allí, hablaban entre y limpiando la mesa.

«Realmente bien, ¿quién lo logró?» Pregunté en un tono enojado y me miraron como WTF?

«¿Logró qué?» Jessica preguntó.

«No me engañes. ¡Sé que uno de me prosigue molestando en la mitad de la noche y es muy molesto!»

Se han quedado mudos y se miraron el uno al otro. Pude ver la auténtica confusión en sus semblantes. Asimismo tenían una expresión incómoda mas familiar, tal y como si supiesen de qué hablaba mas se sorprendieron de que lo mencionara…

Anne me miró realmente seria: «No somos los que te hacemos eso y nadie ha dicho ‘pssst’ en este preciso momento».

Mi padrastro.

Mi madre y su novio rompieron y al final se juntó con mi padrastro, que es muy sensible a lo paranormal.

En el momento en que estaban embarazadas de su primer hijo, mi madre dejó el apartamento de y Ken y se mudó a la localidad de mi padrastro. Vivieron en casa de la abuela de mi padrastro que mi padrastro heredó adjuntado con sus hermanos. La vivienda era vieja y obscura.

Mi padrastro mencionó que en el momento en que era soltero, su hermana y su familia se mudaron a otra casa al tiempo que su hermano ocasionalmente se encontraba en el hogar pues su trabajo lo llevaba comúnmente a otras localidades. Una mañana temprano se encontraba desayunando en la cocina en el momento en que desde su visión periférica vio a alguien parado en una esquina de la habitación.

Lo ignoró hasta el momento en que vio que la figura se movía y sintió que una presencia paseaba de forma directa tras . Los pelos de su cuello se pusieron de punta y se dio la vuelta para poder ver que no había nadie más en la habitación salvo . Sus hermanos asimismo aseguran haber tenido vivencias afines y haber visto una figura espectral.

En el momento en que mi madre se quedó embarazada y se mudó con , los avistamientos se hicieron más usuales. Nuevamente, fue una aparición de una mujer con pelo film y un vestido blanco. Si es exactamente la misma que Ken, las criadas y el plantel del hotel vieron o bien si es una diferente, no lo sé.

Mas mi padrastro afirma que frecuentemente veía a la mujer afuera en el jardín, caminando lentamente en frente de la ventana de su dormitorio. Entonces se acentuó. Hablaba con mi madre en el momento en que miró hacia arriba y vio a la mujer parada en frente de su ventana, viendo a mi madre embarazada.

Le ha dicho a su hermana que fue a un curandero local (chamán) para soliciar asistencia. El curandero les dio la cola de una raya y les mencionó que la colgaran en su habitación para protegerse. Mi padrastro mencionó que aparentemente asistía. Todavía podía ver a la mujer en ocasiones, mas no tan comúnmente como antes y jamás tan cerca como su ventana.

Una vez que mi madre dio a luz, y mi padrastro eligieron mudarse con mis abuelos para ahorrar dinero y asimismo a fin de que mi padrastro, que asimismo es graduado en ingeniería, pudiese trabajar para mi abuelo. A lo largo de este tiempo ahora se encontraba asistiendo a la facultad en una localidad diferente. Unos meses una vez que mis progenitores se mudaron nuevamente los visité.

De pronto, mi padrastro me preguntó de casualidad: «Oye, en el momento en que aún usabas tu viejo dormitorio, ¿en algún momento sentiste… no sé, algo extraño?»

«¿Por qué razón?» Le pregunté, asombrado.

«En el momento en que estoy caminando por o bien utilizando el baño allí siento como… existe alguna presencia extraña allí o bien algo de este modo.»

Unos años después mi abuela contrató a un profesional en feng-shui para examinar y bendecir la vivienda. Tenía estas pequeñas tarjetas rojas con escritura china que colgaba en sitios que afirmaba que tenían energía negativa y esas tarjetas en teoría contrarrestaron la energía negativa o bien algo de esta manera. Sin que o bien mi padrastro mencionáramos nada al especialista en feng-shui, ¿adivinen dónde puso una tarjeta roja por el hecho de que mencionó que era un área de la vivienda que tenía entre las energías más negativas?

Sí, mi viejo dormitorio.

Mi medio hermano.

Mis progenitores e inclusive la niñera de mi hermano me lo afirmaron.

En el momento en que mi hermano era todavía un bebé (de 1 a 3 años), en ocasiones comenzaba a reírse en su cuna y a ver un espacio vacío tal y como si alguien estuviese allí enfrente de , jugando con . En ocasiones ocurría a lo largo del día en otros sitios, mas comunmente era en la mitad de la noche en el momento en que ahora se encontraba en su cuna.

Hay una enorme escuela principal pública en el centro de la región. Si fueses a nuestra casa desde la iglesia, el parque o bien algún otro sitio de la región, lo más posible es que tuvieses que pasar por esta escuela. Esto asimismo ocurrió en el momento en que mi hermano aún era joven.

Siempre que pasábamos por la escuela, saludaba a alguien y después afirmaba «Ate» (ah-teh que significa hermana más grande en filipino). Exactamente el mismo sendero concreto, exactamente la misma parte concreta de la escuela.

Aun a lo largo de los últimos días de la semana o bien en las vacaciones veraniegas, en el momento en que la escuela se encontraba 100% vacía, miraba hacia ese sitio en el sala desierta del segundo piso de la escuela, saludaba y afirmaba: «Comí». En este momento tiene 9 años y no hizo eso o bien lo de la cuna en un largo tiempo.

Mis progenitores, no obstante, tuvieron otro bebé.

Cumplirá un par de años el próximo mes. Comentan que está comenzando a llevar a cabo precisamente exactamente las mismas cosas…

Chula significa zorro.

Mi madre es nativa de america. Llamó a mi hermana Chula, que significa zorro. seguramente por su nombre, mas quizás no, mi hermana amaba todo cuanto debía ver con un zorro. El pasado noviembre mi madre se encontraba lavando platos en el fregadero y viendo por la ventana al bosque como siempre y en todo momento lo realiza. Bueno, mira desde los platos al filo del bosque y en ese instante un zorro sale del bosque. Se sienta en sus patas traseras y mira fijamente a la cara de mi madre mientras que mira por la ventana. Mencionó que parecieron cinco minutos en los que se miraron el uno al otro. De pronto el zorro se levantó, se dio la vuelta y caminó lentamente hacia el bosque. Mi madre mencionó que su primer pensamiento fue llamar a Chula para contarle lo del zorro. Mi hermana jamás respondió que murió en una colisión de cabeza ese día gracias a un conductor borracho idiota. Mi mamá prosigue intentando encontrar al zorro. Jamás volvió.

Espectro del Hotel Copper Queen.

Me alojé en el Hotel Copper Queen en Bisbee, AZ. Tiene un número de sitios bastante viles. Comunmente, la multitud reporta haber visto mujeres con vestidos de la época de 1900 y mineros y un niño pequeño que en teoría se ahogó en un arroyo próximo.

Siempre y en todo momento estuve fascinado con lo paranormal mientras que medraba, mas jamás creí absolutamente en los espectros (aun en este momento, mi creencia es TBD de una forma u otra). Mi madre asimismo se lanzó de cabeza al interés, mas confió bastante en los programas de televisión falsos como Ghost Adventures y otros. Me se encontraba mudando a AZ para proceder a la facultad y antes que me dejaran en los cuartos para mi primer año, mis progenitores deseaban llevar a cabo un tour por AZ. Mi madre nos solicitó que nos quedásemos en el Copper Queen puesto que fué el centro de varios programas de caza de espectros. asimismo descargó una tonta aplicación de caza que «dejaba a los espectros utilizar su energía electromagnética para seleccionar expresiones en la aplicación y hablarte». Por supuesto, era un generador de expresiones a la suerte.

La Reina del Cobre era GORGEOUS. Verdaderamente bien mantenida y trasnochada. Mi madre instantaneamente tomó a mi padre por el brazo, la aplicación de espectros se levantó, y lo arrastró al área del bar/salón para buscar espectros. Llevé nuestras maletas arriba y comencé a desempacar. Bien, aquí está lo extraño.

Mientras que desempacaba entre ámbas camas, de súbito sentí pequeños pasos en el suelo que venían al otro lado de la cama de mis progenitores. Me detuve y escuché. Entonces oí los pasos arrimarse y sentí que se paraban justo enfrente del hueco entre ámbas camas donde se encontraba. Mi corazón se aceleró como orate y me quedé congelado en el sitio. Al final reuní el valor para «preguntar» lo que fuera, «¿Andas ahí?». Me abochorné en el instante en que salió de mi boca pues bien podría ser un niño en el pasillo.

No les cago en la leche, chicos. Escuché una risa. Algo se reía enfrente de mí. Se encontraba claro como el día y sonaba tan cerca que creí que podía tocar la fuente. Entonces se detuvo y los pequeños pasos corrieron del otro lado de mi cama, se rió y desapareció.

Instantaneamente salí corriendo de la habitación al pasillo para ver alrededor y localizar un niño en algún sitio. Mas se encontraba vacío. Mis progenitores estaban llegando a la habitación asimismo. Les pregunté si vieron algún niño corriendo por los elevadores o bien las escaleras. Afirmaron que no. Solamente dormí esa noche.

Espectros históricos del Hotel Jefferson.

Mi novia y nos quedamos en la habitación 14 del «Hotel Histórico Jefferson» en Jefferson, TX solo por diversión. siempre y en todo momento «deseó» quedarse en un hotel hechizado, conque le agradecí.

Cerca de las 2 de la mañana me despertó ásperamente lo que parecía ser un borracho caminando por el pasillo rasguñando la pared y realizando sonar todos y cada uno de los pomos de las puertas al pasar. Aun vi la sombra bajo mi puerta de lo que pensaba que era alguien que pasaba sin frenos mientras que el pomo de la puerta sonaba.

Me levanté, abrí la puerta para tener una «palabra» con el bromista/bromista. No obstante, nadie en el pasillo en lo más mínimo. No obstante, el sonido de la pared y el estruendos de los pomos de las puertas junto a mí prosiguieron alén del pasillo, apartándose de mí uno tras otro.

Me obligué a regresar a dormirme y después me desperté cerca de las 3 AM por una razón ignota. Sentí tal y como si alguien estuviese en la habitación, en la obscuridad, parado y mirándome. Me quedé allí tumbado, con los ojos libres, me negué a darme la vuelta y a ver. Me quedé allí una eternidad hasta el momento en que la sensación desapareció. Lo próximo que supe fue que era el amanecer.

La novia no experimentó nada de eso. durmió a lo largo de todo el tema. La vivencia más extraña de mi vida hasta la actualidad.

El hombre con la maleta y el sombrero de ala ancha.

Antes de llegar a la historia del con la maleta, debo adelantarme un tanto. Hace varios años, en el momento en que conocí a mi ex-, y su familia vivían en una vivienda móvil inteligente. Mi ex- tiene una hermana menor, que está un tanto desorganizada (accediendo y saliendo de las salas de psiquiatría, etcétera.). Mi ex- y su hermana menor compartían una habitación en la vivienda móvil inteligente. Mientras que salíamos y antes que naciese mi hijo, me contó una narración acerca de de qué forma su hermana menor se despertaba y charlaba con el hombre del pasillo. El hombre siempre y en todo momento tenía una maleta, y llevaba un sombrero con ala. Mi ex- y su familia siempre y en todo momento los descartaban como, bueno la hermana menor está un tanto ida.

Avanza bastantes años. Mi ex- y poseemos un hijo juntos. Sus progenitores se mudaron de la vivienda móvil inteligente a una vivienda; y le arrendaban la vivienda móvil inteligente a mi ex-. La habitación de nuestro hijo era precisamente exactamente la misma habitación donde dormían mi ex- y su hermana. Una noche una vez que nuestro hijo salió a la cama, y estuvo dormido por un film rato (lo examiné), lo oímos salir de la cama. Nos imaginamos que saldría de su habitación y solicitaría emplear el orinal. En vez de eso, comenzó a charlar con alguien. Ha dicho «hola» y comenzó a charlar de su peluche preferido (en ese instante era un pato). Interesante, volví a llamar y pregunté con quién hablaba. Sacó la cabeza de su habitación y me notificó que hablaba con el hombre de la maleta y que llevaba un sombrero. En ese instante tenía unos un par de años y medio, y jamás oyó charlar de que su tía se veía con exactamente el mismo tipo.

Un militar está con un auténtico horror.

Debería comenzar diciendo que mi hermano no solo es un militar, sino es tu hetero básico «jamás dejes que te vean plañir» cliché de un militar. No le teme a nada, bueno, salvo a todo el país de El país nipón. Esta es su crónica.

Mi hermano se unió a los marines en el momento en que tenía 18 años y se encontraba designado en El país nipón. Gozó bastante de su tiempo allí en el transcurso de un tiempo. Las chicas, particularmente. Se realizó amigo de ciertos nipones de su edad que trabajaban en la base. En las noches en que y sus amigos soldados tenían la noche libre, los nipones locales les daban a conocer el sitio, los llevaban a los bares, les presentaban a las chicas, etcétera.

Una noche, tras algo de bebida y sin suerte con las chicas, el tipo invitó a mi hermano a casa para jugar a los juegos para videoconsolas. Mi hermano aceptó la convidación y jugaron a los juegos para videoconsolas a lo largo de unas horas. A lo largo de este tiempo, le afirma a mi hermano que la razón primordial por la que deseaba llegar a casa temprano era por el hecho de que su hermana pequeña había estado tolerando de terrores nocturnos, ocasionando que se despertase chillando, llorando y en ocasiones devolviendo. Se encontraba preocupado por y deseaba estar en el hogar por si acaso tenía un episodio.

En este punto de la historia, debería argumentar de qué forma se formó la vivienda de esta clase. La vivienda fue construida con apariencia de herradura, con un jardín en el medio. Su dormitorio se encontraba en el borde de un lado de la manera de «U» y sus hermanas en el otro radical. Conque están fundamentalmente del otro lado del jardín. Si mira por su ventana, puede ver la de y al reves.

De todas formas, deciden ofrecer por terminada la noche, y el japonés se aproxima a la ventana para ver a través del jardín a la ventana de su hermana, para poder ver de qué manera está. Levanta la persiana y se asoma por una fracción de segundo antes de saltar nuevamente chillando y viendo a mi hermano tal y como si acabara de ver algo horrible. Mi hermano entonces va a ver y lo detiene. Le afirma que vio una nube obscura con ojos colorados flotando sobre el cuerpo dormido de su hermana. Mi hermano, naturalmente, no le cree y escoge buscar por sí solo.

Se arrastra tranquilamente hacia la ventana y levanta la persiana mas en esta ocasión, está frente a frente con lo que detalla como una «nube de humo negro obscuro con una cara». Mi hermano y este otro tipo aceptan que se metieron bajo las mantas de los chicos y se han quedado allí hasta el momento en que hubo luz afuera, bastante asustados para alzar las mantas y ver que la figura de humo se había acercado un tanto más, y se encontraba en la habitación con , justo del otro lado de las finas sábanas.

No sé qué pensar, o bien si quizás tomaron más de lo que afirmaron que hicieron esa noche y también imaginaron todo, mas sé que mi hermano cree lo que vio. Se aferra a su crónica, y en el momento en que la cuenta, semeja alguien que vio algo realmente siniestro.

Con forma de persona, mas no de persona.

Este hecho no me ocurrió a mí, sino más bien a mi abuela. Habría tenido sitio en los años 30. Mi abuela era una muchacha joven en ese instante y vivía con su madre y cinco hermanos en una vieja casa en la mitad del bosque. El área era las montañas Ozark en el sur de Missouri.

Mi abuela se había peleado con su madre. Salió al bosque todo el día para distanciarse de por un tiempo. En el momento en que obscureció, decidió regresar a casa. En el momento en que llegó a casa, las puertas estaban cerradas y todos estaban en cama. Había un viejo catre fuera de la vivienda y decidió reposar en hasta la mañana.

Por la mañana en el momento en que se despertó, había una criatura sentada en el final del catre. Pasaron 15 años desde el momento en que escuché esta historia, y solo me la contó una vez, conque mi memoria está un tanto turbia. Recuerdo que mencionó que era muy fea y que tenía una dentadura muy afilada. Tenía forma de persona mas no parecía un individuo. Mencionó que se sentó allí y le sonrió con su anormalmente grande boca de dientes afilados. En el momento en que comenzaba a levantarse del catre para distanciarse, comenzaba a levantarse y se movía hacia . En el momento en que se sentaba nuevamente, se sentaba nuevamente. se sentó allí mirándola por unos segundos y continuó sentándose y sonriéndole. La criatura se encontraba sentada entre y la puerta primordial. Al final brincó y corrió hacia la puerta posterior.

En el momento en que llegó a la puerta posterior se encontraba clausurada con llave mas su madre se encontraba en la cocina realizando galletas. Golpeaba la puerta chillando que la dejaran ingresar y su madre le mencionó que fuera adelante pues sus manos estaban repletas de masa. Mi abuela chilló que no podía y se puso tan furiosa que su madre corrió a dejarla ingresar.

Le ha dicho a su madre lo que había visto. Logró que los 2 hermanos de mi abuela llevaran el catre al bosque y lo cortaran y quemasen.

El Cateyote.

Hace unos 5 años, unos amigos y fuimos a acampar al Parque Estatal Oconee en Carolina del Sur. Estábamos en el centro y fuimos con nuestro instructor del ROTC de la escuela. Este género tenía unos 50 años mas proseguía siendo un maldito buey. Fue sargento más grande mientras que estuvo en el ejército y era la definición de bestia. La primera noche de campamento hacía bastante frío, conque decidimos reposar cerca del fuego. Nos amanecíamos a exactamente la misma hora en la mitad de la noche con el fragancia a perro mojado y carne podrida. Decidimos que podrían ser solo las hojas húmedas y dormimos el resto de la noche. Bueno, nos amanecíamos por la mañana siguiente y había huellas de patas por todos lados. No hablo solo de las afueras del lugar, deseo decir que había huellas de patas a 4 pies de donde puse mi cabeza esa noche. Estábamos todos bastante asustados conque decidimos ir al pueblo a almorzar. Nos quedamos en la localidad el resto del día y volvimos al lugar al anochecer. Mis amigos y nos encontramos en la una parte de atrás del camión mientras que conducimos por el sendero de grava hacia el lugar. De pronto, el sargento más grande decidió trabajar en los frenos y nos detuvimos en la mitad de la carretera. Todos brincamos y observamos sobre la cabina para poder ver qué era. En la mitad de la carretera había un animal sin pelo, de unos 50 kilogramos, parado sobre sus patas traseras. Mientras que aún se encontraba sobre sus patas traseras, caminó hacia el lado de la carretera y dejó salir este horrible chirrido. Se lanzó al bosque y nos dejó a todos congelados de temor. Entonces lo olimos. Era exactamente el mismo fragancia horrible de la noche previo. Ascendemos al taxi y vi al Sargento Más grande como jamás lo había visto. Se encontraba completamente aterrada. El animal/criatura que hemos visto lo sacudió hasta la medula. Condujimos en silencio a lo largo del resto del viaje de vuelta al sitio. En el momento en que llegamos allí nos mencionó que nos íbamos y que empacáramos todo. Ninguno de volvió desde ese momento y el Sargento Más grande ahora no permite que el ROTC acampe allí.

Estuvimos en concordancia en que lo que hemos visto parecía una mezcla entre un gato bob y un coyote, mas andaba como un oso en sus patas traseras. Lo llamamos el Cateyote. Ciertos de mis amigos que no habían oído la historia eligieron ir allí un día y afirmaron que toda la región daba una vibración verdaderamente alucinante y eligieron irse. Tras contarles la historia, se selló el trato de que ninguno de retornaría.

El chaval de la puerta de al costado.

En el momento en que tenía 6 años vivíamos en el centro del grupo de 3 viviendas muy afines. Recuerdo que la nuestra era púrpura, la de la izquierda era azul y la de la derecha era amarilla. Últimamente había comprado una de esas enormes pelotas inflables de Walmart, y no tenía a nadie que jugase conmigo, conque jugué con en el patio trasero solo. Un día, tras la escuela, golpeé de manera accidental la pelota en el lado de la vivienda amarilla de la valla. Iba a hacerle una pregunta a mi madre qué llevar a cabo, mas un chaval al otro lado la devolvió por mí. Suponiendo que podíamos jugar, la devolví y la devolvió. Se transformó en algo diario y le pegaba a la pelota por todos lados hasta el momento en que me aburría tras la escuela. El chaval no respondía a ninguna pregunta que tuviese, conque acepté que era tímido.

En un instante particular lo golpeé y no lo devolvió, conque le pregunté a mi madre si podía subir la valla y también proceder a procurarlo. Jamás se encontraba afuera conmigo, conque siempre y en todo momento creyó que jugaba solo, sospecho. Solo logramos la vivienda pues mi madre era amiga del dueño y las viviendas eran de reciente construcción. Me mencionó que nadie había vivido allí, que todavía estaban intentando de venderla. Nos mudamos no bastante después, mas todavía no tengo ni la más mínima idea de quién me devolvió la pelota.

El búnker.

Vivo en el norte de Suiza. Poseemos un montón de viejos búnkeres militares de la Segunda Guerra Mundial. En el momento en que tenía 7 u 8 años, tres amigos míos y salimos a examinar uno de estos búnkeres que fue construido en una colina en un pequeño bosque. La puerta primordial se encontraba bloqueada, conque debimos romperla. Podemos encontrar un enorme leño cerca y lo utilizamos como ariete.

Tras varios intentos la puerta no se desplaza. Mas había una mira. Tenía unos diez cm de diámetro. La abrimos y también iluminamos el obscuro interior. Había un film, ruinoso y obscuro pasillo con habitaciones a la izquierda y a la derecha. No podíamos ver el desenlace del pasillo. Era bastante film. Todos deseábamos echar una ojeada al interior, en el momento en que uno de mis amigos afirma: «Hay una pequeña luz en el final del pasillo». Esta luz no se encontraba allí en el momento en que miré por la mira. Conque lo separé y eché un segundo vistazo.

Lo que vi me dio un escalofrío. No había una pequeña luz, parecía más bien una linterna apuntando de forma directa hacia mí y tras había una silueta de un individuo. Paseé unos pasos hacia atrás y dije: «¡Hay alguien ahí dentro!» En ese instante alguien (o bien algo) llamó a la puerta desde el interior del búnker. Fue el instante en que entramos en pánico, comenzamos a chillar y a escapar. Se encontraba tan asustado que corrí directo a casa y cerré la puerta. Al día después en la escuela, mis amigos y charlamos sobre el acontecimiento. Llegamos a la explicación de que probablemente ciertos pequeños superiores nos han gastado una broma. Una semana después fuimos al mismo búnker otra vez. Mas como hemos visto, la conexión soldada, que debería sostener la puerta clausurada, donde oxidada y no rota, nos fuimos sin decir una palabra al otro. Era irrealizable que alguien abriese esta puerta antes que , y esta era la única entrada. Todavía vivo en exactamente la misma región.

Estar parado en frente de esta puerta nuevamente no era muy cómodo. La historia sucedió hace 20 años. Mas todavía es exactamente la misma.

En el sofá.

Hace unos años me quedé dormido en el sofá de la salón de mi madre. ahora se encontraba en cama mas mi hermano se encontraba fuera en algún sitio. En algún instante en la mitad de la noche me desperté para poder ver a alguien parado sobre mí y cubriéndome con una manta. Parecía un hombre con un pañuelo. Acepté que era mi hermano mas creí que era extraño que llevara eso. Por la mañana siguiente le pregunté sobre ello y me mencionó que no había entrado en la salón de estar en el momento en que llegó a casa y que no fue quien me cubrió. Mi madre asimismo negó haberlo hecho y nadie más se encontraba en la vivienda esa noche.

No me pareció alucinante hasta un tiempo después en el momento en que una de mis tías se quedó en la casa de mi madre y también notificó de que le había pasado precisamente lo mismo. Aparentemente había un espectro en esa casa que deseaba cerciorarse de que la multitud estuviese arropada en el momento en que se quedara dormida en el sofá. ¡Podría ser peor!

El granjero.

Mi suegra era una mujer muy entretenida y excelente. y mi mujer eran muy unidas y desgraciadamente, murió en el momento en que nuestro hijo tenía unos 4 meses. Avanza bastantes años. Habitamos una vieja casa de artesanos de los años 30 en Pasadena, CA. Nuestro hijo tiene unos 3 años.

Una noche lo se encontraba bañando y comenzó a mirarme sobre el hombro, no en cosas a la suerte, sino más bien en algo. Pasa un instante y me pregunta por qué razón la abuela llama a mamá con un nombre jocoso. Extendida pausa. Le pregunté qué intentó comunicar al meditar que hablaba de mi mamá. Entonces afirma que por qué razón la abuela llama a mamá (mi suegra apoda a mi mujer). Esto me hizo retroceder bastante. Mi mujer y jamás empleamos el alias, era como su madre la llamaba desde el instante en que era un bebé. Le pregunté dónde escuchó eso. Su respuesta:

«El Granjero me ha dicho»

Le pregunté quién era el granjero y me respondió «su amigo». Le cuento esta historia a mi mujer después y , evidentemente, se ha achicado a lágrimas por todo el tema del alias. Los dos entendemos que no hay forma de que lo sepa y nos maravillamos de esto.

Avanza al siguiente fin de semana y mi hijo juega en su habitación. Mi mujer está en el trabajo (venta al por menor) y estoy en el hogar (trabajé de lunes a viernes).

Le oigo comenzar a charlar tal y como si estuviese teniendo una charla. Dice cosas como «sí» «no» «no lo sé» y después ciertas risas. Voy a su habitación y le pregunto qué hace y me afirma que juega. Le pregunto con quién. Afirma que con El Granjero.

En este punto ahora pienso en la maldita película de Exorcista y en el Capitán Howdy. Es un tanto inquietante. Le pregunto dónde se encuentra el Granjero. Afirma que salió en el momento en que entré.

EL JODIDO. Conque mi mujer llega a casa y le digo esto y en este momento está tan extraña como . No poseemos ni la más remota idea de lo que hacemos y consideramos que si regresa a pasar, vamos a hacer algo.

Unos días después, en la mitad de la noche, los dos oímos a nuestro hijo decir lo siguiente: «La abuela afirma que y por el momento no tenemos la posibilidad de ser amigos».

Mi mujer y veremos de qué forma está, los 2 nos encontramos un tanto asustados. Está sentado en cama. Le pregunté si se encontraba bien y me mencionó que sí, la abuela mencionó que por el momento no podía jugar con el granjero.

Jamás volvió a nombrar al Granjero. Ni solo una vez. En este momento tiene 13 años y no recuerda nada de eso. Mas sí.

El chaval que se colgó.

Se encontraba en la casa de un amigo en el momento en que me desmayé en el sofá. Me desperté un tanto después y me percaté de que era hora de irme. Me levanté y vi que la luz de mi amigo se encontraba encendida en su habitación, mas la puerta se encontraba clausurada. Pasé por la puerta y le dije que me iba por el hecho de que debía trabajar en la mañana. ha dicho «¡SI, VEANOS!» Fue a el frigorífico a por mi bebida. Volvió a su habitación y ha dicho «después, tío». Ha dicho «SÍ». Algo no parecía legítimo, no sonaba como , conque abrí la puerta…. No había nadie allí…. Nadie en la vivienda. Salió y su camión no se encontraba. Me atemoricé bastante. Llamé a su móvil inteligente y se había ido a McDonald’s 15 minutos antes. Salí corriendo y aguardé a que va a llegar a casa. Me mencionó que el chaval que vivía allí hace unos años se colgó en el ático y que desde el momento en que vivía allí había sentido cosas y voces extrañas. Esto fue afirmado por el vecino… ¡El hermano más grande del chaval! Tras eso, prácticamente todo el que va allí tiene una vivencia extraña. Mi amigo ha lidiado con eso por años. En el momento en que se pone extraño, chilla en voz alta «permíteme en paz» y afirma que las vibraciones extrañas paran un tanto. Mas siempre y en todo momento vuelven.

Una llamada de la abuela.

Mi madre tuvo un ataque mientras que dormía (era epiléptica), se envolvió en sus mantas y se ahogó. Los paramédicos fueron capaces de hacerla respirar nuevamente, y la cargaron en una ambulancia. Esto fue muy temprano en la mañana, como a las 4:30 am.

Se me encargó llamar a la familia para decirles que mi madre se encontraba en el hospital. La primera y más esencial llamada que debí llevar a cabo fue a mi abuela, su madre. Antes que tuviese la posibilidad de tomar el teléfono y llamar, el teléfono sonó. Era mi abuela la que llamaba. Esto habría sido cerca de las 5:30 de la mañana, mas cerca de las 2:30 de la mañana en su región horaria. Deseaba decirnos que había visto a mi madre bañada en una luz dorada, y mencionó que habían hablado y que se encontraba fallecida, mas que en este momento se dirigía a un espacio mejor.

En ese instante no sabía que mi madre iba a fallecer. Mi padre se encontraba en el hospital con , y no sabía que iba a fallecer todavía. Los médicos no sabían que tenía muerte cerebral todavía. Mas de alguna forma mi abuela lo sabía y se puso en contacto conmigo.

Impresionantemente alucinante.

La llamada telefónica.

Había una señora (la vamos a llamar Annie) que era amiga de mi madre y viví con unos meses tras la facultad.

Trabajé en el segundo turno, conque me quedé despierto hasta tarde observando la televisión una vez que todos los otros estuviesen en cama. Annie entra en la salón de estar, medio dormida. digo, «¿Qué ocurre, Annie?» y afirma, «Mi abuela termina de llamar».

Estoy como, «Nooooo, nadie ha llamado.»

Reitera que que termina de charlar con su abuela y que su abuela la llamó para despedirse y en este momento desea llamar a su familia para poder ver de qué forma está.

«Estupideces», digo. «Fue solo un sueño. No incordies a tu familia en la mitad de la noche. Regresa a la cama y llámalos por la mañana.» Y regresa a la cama.

Una hora después, me meto en cama en el momento en que suena el teléfono. No, mierda. Y es su familia la que llama para mencionarle que su abuela murió hace una hora.

La abuela era vieja, mas no se encontraba enferma ni en cama de la desaparición ni nada. Annie no recordaba nada de esto al día después y jamás estamos hablando de esto. Pensé en esto a lo largo de años y me esmeré en etiquetarlo como una historia de espectros o bien solo una extraña coincidencia. Mis tendencias incrédulas y lógicas eligieron etiquetarlo como una coincidencia. Las únicas ocasiones que he vuelto a contar esta historia fueron a personas que desconocen a Annie en ocasiones en las que todo el planeta cuenta sus «historias de espectros».

ENTONCES

Cerca de una década después, Annie murió inesperadamente. Fui a su funeral y su hermano pronunció un panegírico. En , cuenta esta historia.

En el momento en que Annie tenía unos 4 años, su bisabuela murió. Toda la familia se reunió en la vivienda y alguien apreció que la pequeña Annie había desaparecido. Tras una corto búsqueda, la hallaron en un dormitorio, rodando por el suelo riendo.

«¿De qué diablos te ríes, Annie?» y la pequeña Annie responde,

«La bisabuela me hacía cosquillas. Vino a decirme adiós».

Pequeños. Deténganse.

En este momento. Hace varios años, en el momento en que tenía 14 años, pasé la noche en la casa de unos amigos, con otros 3 amigos, de edades afines. Todos medramos juntos, salvo uno, que era primo del niño que vivía allí, y jamás lo habíamos popular. Su hermana más grande, de 16 años en ese instante, era la niñera mientras que los progenitores estaban fuera durante la noche.

Escoge desenterrar una tabla de ouija de un armario en algún sitio, y considera que va a ser una risa para atemorizarnos. Esto fue en los días en que podías adquirir tablas de ouija como un «juego de mesa» en tu juguetería local.

Conque nos reunimos todos, y comienza con una suerte de descubridor de patrañas de sí/no, dirigiendo las cuestiones a todos por turno. Hace risas inquietas, mas asimismo un sentimiento de incomodidad, en tanto que todos comenzamos a sentir que esto era impresionantemente asombroso, como una suerte de misterio que todos habíamos irreconocible antes.

La mierda se regresa extraña, en el momento en que la hermana pregunta en voz alta, que «si hay alguien aquí, por favor muéstrese». Una pausa de unos segundos, y después un cuadro enmarcado cae de la pared, y al suelo. Naturalmente, todos nos volvemos locos de remate. nos tranquilidad a todos, y también reitera que que volvamos a la pizarra, pues debemos contribuir a quien haya tirado el cuadro.

Con la cara cenicienta y el corazón palpitante, comenzamos a llevar a cabo cuestiones (Y asimismo debo añadir, el puntero se desplaza despacio y de forma rápida, de una forma totalmente diferente que antes).

¿Andas en la habitación? Pointer afirma que sí. ¿Eres un hombre? Pointer afirma que no. ¿Precisas asistencia? Pointer afirma que no. ¿Cuál es tu nombre? Pointer deletrea S-A-R-A-H. Cuéntanos un misterio, preguntamos… Pointer deletrea FLIPACOIN.

Conque lo hicimos. Alguien deja la mesa y coge un trozo de diez peniques del tarro de las monedas de la cocina. Esto fue en los días en que las monedas de diez peniques eran enormes y gruesas. La moneda va rotando en lo prominente del aire… mientras que la observamos bajar, deja de girar y cae tranquilamente de canto para arribar en la mesa. En el momento en que digo arribar, no rebotaba, no se balanceaba, sencillamente bajaba y estaba con la mesa, de manera perfecta balanceada en su borde, tal y como si alguien hubiese extendido la mano y la hubiese puesto delicadamente allí

Rompiendo el silencio, el puntero empieza a desplazarse nuevamente. Las letras semejan al azar, mas próximamente nos ofrecemos cuenta de que son iniciales, introduciendo los segundos nombres. La tradición familiar para mi amigo y su hermana era tener 3 segundos nombres, algo que no todos sabíamos. Además del hermano y el primo, nadie más conocía el nombre terminado de la hermana más grande, y habíamos popular al primo por vez primera esa noche. De alguna forma, cada individuo presente tenía sus iniciales apropiadamente escritas.

El puntero hace una pausa, y después afirma las tres últimas expresiones. NIÑOS. PARE. AHORA.

Me llevó muchas semanas poder reposar bien. Nadie se lo ha dicho a sus progenitores, y durante los años se transformó en nuestro misterio colectivo compartido. No pude racionalizarlo entonces, todavía no puedo racionalizarlo el día de hoy.

El cazador de espectros.

Soy súper escéptico mas mi amigo hace toda clase de cosas de caza de espectros. En ocasiones le prosigo la corriente por el hecho de que es muy distinta y siempre y en todo momento es una vivencia estúpida.

Salvo una vez, en el momento en que estábamos «repasando las pruebas».

Hago bastante de su trabajo de sonido, y estuve con ahora mismo particularmente, conque nos encontramos mirando el audio y oye algo que suena como un piano tocando, lo meto en Goldwave y lo limpio enormemente. Se desvanece lentamente, y se desvanece lentamente; está claro como el día.

No había piano en la vivienda, ni electricidad en la vivienda, ni ingreso a la radio (esto se encontraba en el medio de NOWHERE), y el vecino más próximo se encontraba precisamente a una milla de distancia. Tampoco lo oímos mientras que se encontraba sonando, conque solo el conjunto lo recogió.

Maldita sea, me dio escalofríos sin explicación. Hubo múltiples otras imágenes/ruidos incomprensibles que captamos mas NADA de esa intensidad. Pienso que todavía lo tengo en mi computador. No es un clip alucinante en lo más mínimo, mas el contexto lo realiza de esta forma, creo.

La mina.

Hace unos diez años, tendría unos 20 años, y 2 de mis amigos decidimos una noche ir por las vías del tren y «ingresar» en una vieja mina de carbón dejada a las afueras de la región. Mi amigo había estado allí una semana antes de examinar con un amigo, y entonces nos ascendemos mediante un orificio en la valla que habían cortado.

Este sitio se encontraba oscurísimo y no tenía vivencia con los astilleros, conque solo podía imaginar lo que estas torres y silos colosales que se aproximaban estaban a lo que nos rodea. Solamente podía distinguir estos parches más oscuros que eran puertas colosales y orificios en las construcciones y aquí los ruidos que se escabullen más allí. Esos ruidos podían detallarse de forma fácil como palomas o bien murceguillos, conque no estábamos bastante confusos. Conque proseguimos hacia nuestro destino. Sabíamos que nuestra localidad se encontraba cercada de viejos fuertes y búnkeres y había uno en una colina en la mitad del patio de la mina. Mientras que nos aproximábamos lentamente a nuestro propósito, proseguí oyendo un pequeño golpeteo. No muy preocupante, solo un pequeño «tink tink tink» que venía de la obscuridad tras en la dirección que habíamos venido.

Llegamos a la base de la colina que mantiene el búnker y podemos encontrar alguna forma de escabullirnos cerca del único poste de luz del patio y subir la colina. En todo momento oímos el despacio «tink tink tink» tras . Habiendo subido la colina y enfrentado la opción de ingresar en el búnker, , los valientes, decidimos pasar. Bastante alucinante para , sin luces para localizar el sendero de entrada o bien salida. En vez de eso decidimos ofrecer la vuelta y aquí es donde las cosas se ponen atrayentes.

Estamos parado cerca de un orificio con una escalera que baja a un nivel inferior del búnker con ese inexorable «tink tink tink» que viene de algún sitio en las sombras. En este momento, a 2 lados de está la empinada bajada de la colina, a los otros 2 lados están las paredes del búnker. Estábamos encajonados por todas partes con solo un pequeño sendero que salía y con el orificio y la escalera en el suelo a nuestros pies. Conque decidimos que este es un espacio tan bueno como todos para alumbrar nuestra unión y de esta forma lo saqué. De espaldas a la colina, a unos metros tras mí y con el orificio de forma directa a mis pies, lo intento. Estoy en la cima de una colina sin mucha cobertura del viento y me cuesta trabajo prender la junta y me siento fallido. Sin nombrar que «tink tink tink» está comenzando a ser molesto. Hasta este punto acepté que era un letrero de metal colgado en la valla por la que ascendemos, soplando delicadamente en el viento, y de este modo lo ignoré.

Fallido con la articulación y molesto con el sonido me di la vuelta y miré en su dirección. Pregunté a mis amigos qué creían que era y también procuré nuevamente prender la articulación, mas en esta ocasión me encaré al estruendos y no procuré esconder la llama. Tan rápido como el mechero parpadeó el estruendos cambió de un despacio «tink tink tink» a un estruendoso «boom boom boom». «¡Oh mierda, guardas de seguridad!» es lo primero que me viene a la cabeza. Ese estruendos estruendoso es de corriendo por escaleras metálicas en una de estas torres oscuras. Vieron mi cara en el momento en que el fuego del mechero la alumbró y en este momento están en sendero.

Los tres nos inclinamos a mitad de sendero entre el vuelo y la pelea, sin entender si debemos correr, ocultarnos o bien no llevar a cabo nada. Decidimos aguardar. Está bastante obscuro a fin de que nos hallen de manera fácil y son tan estruendosos que los oiremos en relación se aproximen. «Bum, bum, bum» el estruendos no se detendrá y juro que cada vez es más fuerte. «¿Qué tan largas son esas escaleras?» Pienso, «o sea extraño». Y juro que oigo el movimiento en la yerba en la obscuridad de la base de la colina. Todos estuvimos en concordancia en que probablemente solo era el viento en la yerba mas decidimos que era hora de salir a hurtadillas de este sitio. Lentamente inclinados en la obscuridad nos movemos por el patio de la mina hacia nuestra salida en el momento en que estamos con un inconveniente. Lo que sea esté realizando ese estruendos está entre y la salida. Nos inclinamos en la mitad de un sendero de grava abierto para intentar saber nuestro próximo movimiento, seguro de la iniciativa de que era bastante obscuro a fin de que alguien nos viese sentados allí en la tierra. Mas para confirmarnos, escogemos un espacio que puso una enorme valla de alambre entre y ese horrible «Boom boom boom» de los guardas de seguridad. En ese instante decidí mudar a los guardas a policías en mi cabeza y me ponía un tanto inquieto, mas decidimos aguardar a que saliesen. Sospecho que en este punto todos nos hemos proporcionado cuenta de que nada de esto tiene sentido y que esos guardas o bien policías ahora deberían haber llegado en el final de esas escaleras. Fue entonces en el momento en que las cosas se pusieron más extrañas.

Con el «Boom boom boom» enfrente de y nada que llevar a cabo sino más bien aguardar si deseamos emplear nuestra única salida popular comenzamos a oír algo más. En la obscuridad a lo que nos rodea, mas ciertos estaban cerca y en exactamente la misma grava donde nos encontramos agazapados. Las cosas comienzan a desplazarse. Hubo un estruendos de «golpe» y después un retardado estruendos de raspado en el momento en que algo fue arrastrado por medio de la grava. Entonces otra vez desde otro sitio, relajado mas muy cerca. Estos ruidos nos rodeaban, un estruendos sueco y después un retardado arrastre por medio de la grava, mas no podíamos saber con precisión de qué dirección venían. En este punto paso de un adulto racional a un niño asustado y pienso en toda la multitud que murió en esta mina, o bien lo que podría estar viviendo en esos túneles. En mi cabeza el estruendos procedía de los guardas/policía, disparaban a los espectros y en este momento está en la mitad de un pueblo de duendes y ratas colosales.

Como es natural que debemos salir de allí y elegir que subir la valla tras la mina, correr hacia el bosque y llegar a la autopista es nuestra única opción. Conque levantamos nuestros traseros de la tierra y nos escabullimos tan veloz como tenemos la posibilidad de para salir de allí. Lo nos encontramos consiguiendo, el estruendos está tras y no se aproxima más y podemos encontrar filas y filas de furgones de tren de carbón vacíos, ¡especial! Tenemos la posibilidad de caminar libremente entre sin oportunidad de ser vistos a distancia. Con el desenlace del patio de la mina cerca y con la protección de los furgones de tren nos relajamos un tanto y estamos hablando en susurros menos sigilosos. Sospecho que eso fue un error.

Unos segundos tras ingresar en las filas de los furgones de tren el primer vagón explota en un estruendos «BOOM». Lo que sea hacía ese estruendos estruendoso se encontraba justo tras a solo unos metros de distancia. Jamás en mi vida, ni jamás, estoy seguro, me moveré tan veloz nuevamente. Los cientos y cientos de pies entre y la valla al planeta exterior pasaron volando y todavía no comprendo de qué forma pasé la valla de diez pies tan de forma fácil, solo recuerdo haber saltado de en la obscuridad. Llegamos a la carretera y volvemos a la localidad. El sendero se curva cerca de la mina y todavía tenemos la posibilidad de oír ese insuperable «bum, bum, bum» de algo destruyendo ese tren.

Mis amigos se sienten bastante incómodos comentando de esto y semejan contentos de olvidar que algo extraño sucedió, mas mi curiosidad me regresa orate y he vuelto varias ocasiones durante los años. No pasó nada fuera de lo común y la última vez que fui por mi cuenta y todo se desmoronó y se llevó.

El balcón.

Viví en ciertos sitios verdaderamente inquietantes. Entre los hechos que más me marcó es probablemente este.

Me desperté una mañana y como es costumbre paseé hacia el espéculo para cepillarme los dientes y arreglarme el pelo. En este momento estoy en un espacio parcialmente pequeño con un balcón y un lavatorio en exactamente la misma habitación sin ventanas que se logren abrir. Me miré en el espéculo y vi una de mis plantas moviéndose, tal y como si hubiese viento soplando contra . Me doy la vuelta y me acerco a la planta, que está a la vera de la puerta, y verifico si la puerta del balcón está clausurada. Lo se encontraba.

Por alguna razón, mientras que paseaba de vuelta al espéculo mi ojo cayó en entre los bolis de mi escritorio. En el momento en que llego al espéculo lo primero que noto son las marcas de los bolis en mi cara. Mi corazón se detiene y se me pone la piel de gallina por todos lados. Me limpié y escapé de la habitación. En el momento en que volví, la puerta del balcón se encontraba abierta.

No es necesario decir que no gocé de estar allí en el transcurso de un tiempo después.

El internado.

Voy a adelantar esto diciendo que fui a un internado a lo largo de 6 años. Este internado se encontraba en la mitad de un pueblo con un solo semáforo y en una colina a 800 pies de altura. La escuela acostumbraba a ser un viejo monasterio. Tenía cientos y cientos de años y era colosal. 4 pisos introduciendo un sótano donde había una cuarta parte de calderas y largos corredores.

No todas y cada una estas historias me pasaron a mí, mas la multitud que me las contó era suficientemente fiable para pensar. Además de esto, la escuela no deseaba que contáramos historias a otra gente por el hecho de que temían que les hiciese no estimar proceder a la escuela por estar hechizada.

La primera me pasó a mí. Acostumbraba a estar al cargo de la limpieza del gimnasio durante la noche. Cada estudiante tenía un trabajo que debía llevar a cabo durante la noche o bien por la mañana para contribuir a cuidar a la escuela. Te enseñé ciertas cosas prácticas y todo eso.

De cualquier manera, se encontraba allí sola esa noche preparándome para comenzar a barrer el gimnasio. El gimnasio tenía 2 pisos. La una parte de arriba era el área de alzamiento de pesas, y se podía ver absolutamente desde la parte de abajo del gimnasio donde se encontraba la cancha de baloncesto. En el momento en que entré en el gimnasio, entre las pelotas de baloncesto comenzó a rodar un tanto. Miro a mi alrededor para poder ver si existe alguna puerta abierta, no existe ninguna. Lo atribuyo a la suerte, mas veo que prosigue rodando. Mientras que la observo, hace un círculo terminado cerca del gimnasio y se detiene justo a la vera de mis pies.

En este punto, estoy un tanto asustado, mas creí que no era nada. Escuché un crujido que venía del segundo piso y miré hacia arriba. Hay una muchacha allí, mirándome fijamente. Tan rápido como hice contacto visual directo con , salió corriendo a las escaleras que la llevarían asimismo a mí. Dejó huír un grito que no puedo detallar. Se encontraba aterrada y me quedé congelada en el sitio. Oportunamente, no vino a mí, sino viró a la izquierda y salió corriendo por las puertas primordiales del gimnasio. No se abrieron, solo las atravesó.

Me largué de allí.

Había una capilla que se encontraba en el medio de la escuela de todos modos. Esta es una escuela no religiosa, conque la utilizábamos para actuaciones musicales y todo ese género de cosas. Estuve en el coro a lo largo de los años que estuve allí, conque se encontraba muy habituado a accionar en .

Había vidrios de colores en todas y cada una de las ventanas y cosas de este modo. Siempre que entrabas ahí, siempre y en todo momento daba la sensación de que alguien te se encontraba observando. No era solo , sino había bastante gente que se sentían de esta manera.

Había un enorme piano de cola que se encontraba en el lado contrario de donde entraste que era nuestro ámbito. La multitud entraba allí durante la noche, y practicaba en o bien sencillamente tocaba por diversión. La mayor parte de la multitud entraba allí y solo encendía las luces del ámbito y dejaba el resto apagadas mientras que practicaban.

Esta historia no es algo de lo que fui testigo, sino más bien de un amigo mío.
Tocaba el piano sola y se divertía llevando a la práctica. Al paso que en la mitad de una canción, las teclas a su lado comienzan a subir y bajar tal y como si se tratase de añadir otra sección a su canción. ha dicho de broma: «Oye, para. Eso no va con lo que hago».

En el instante sintió tal y como si alguien le hubiese tapado las orejas y se mareó bastante. Se atemorizó y salió corriendo de allí. Vino llorando al área donde todos y cada uno de los alumnos pasaban su momento de libertad. Me contó a mí y a varios amigos la historia y tardó bastante en calmarse.

Muchas personas vió a una chavala con un vestido blanco deambulando regularmente por esa región.

Otra era que el centro de la escuela se encontraba en el piso más prominente del edificio. Una noche, entre los alumnos de último año estudiaba hasta tarde intentando de graduarse.

Trabajaba en algo a las 3 de la mañana y entre las persianas de la ventana comenzó a parpadear. Ya conoces el estruendos que hacen las persianas en el momento en que el viento las atraviesa de forma rápida. No piensa en ello hasta el momento en que comienza a ocurrir del otro lado de la habitación.

Esta es una habitación colosal, cabe más de 200 alumnos en .

Se aproxima a la ventana para cerrarla. Se da cuenta de que no está abierta. Se ríe y considera que ha de estar cansadísimo. Vuelve para continuar aprendiendo y un ciego del otro lado de la habitación comienza a ir, entonces otro, y otro hasta el momento en que todos se marchan. Hay más de 30 ventanas en el último piso.

Mencionó que se quedó ahí parado confuso por toda la situación hasta el momento en que todos se detuvieron al tiempo. Dejó sus cosas fuera y corrió a su dormitorio. Su compañero de habitación mencionó que parecía haber visto un espectro.

Otro trabajo que tenía en la escuela era elaborar la barra de ensaladas que teníamos para el almuerzo y la cena. Para esto, debía sacar todo lo preciso para el día del sótano del congelador enorme que teníamos ahí abajo. Entonces debería lavarlo y recortar/mondar todo. Fui entre las primeras personas que se levantó cada mañana para llevar a cabo este trabajo. Me alzaba como a las 6:00AM para llevar a cabo esto todos y cada uno de los días. ODIARÍA tener que ingresar en el maldito congelador enorme por mi cuenta en el momento en que nadie más se alzaba y se encontraba oscurísimo afuera. Fue entre las escasas cosas que jamás me agradó llevar a cabo. La razón de o sea esta historia.

Me levanté como a las 6:00. Tan rápido como me desperté, me sentí intranquilo. Velozmente me duché y me vestí para lograr llegar al comedor sobre las 6:30. La persona al cargo de la cocina ahora se encontraba levantada y calentando todo. Le dije hola y verifiqué lo que precisaríamos. Hice una lista y me dirigí hacia abajo.

En este momento, esa sensación de intranquilidad estuvo ahí en todo momento. Mediante mi ducha, caminando por los corredores oscuros por la mañana e inclusive en el momento en que llegué a la cocina. Abrí el congelador y sentí la fría racha de aire. No es necesario decir que podría haber cortado los diamantes con el frío que hacía.

Entré y comencé a hallar verduras. En el momento en que buscaba una, oí una risa. No era una risa habitual, sino más bien como la de un niño pequeño. Instantáneamente me congelé y me golpeé. Nadie… me lo quité de encima y continué, otra risa.

se encontraba como, de ningún modo. Esto no me sucede a mí, película, las luces se apagan en el congelador. Todavía tenía algo de luz pues dejé la puerta abierta. Comienzo a conocer la puerta cerrarse, y se cierra desde fuera. Salí corriendo hacia la puerta por el hecho de que sabía que estaría encerrado allí cuando menos 15 minutos con las luces apagadas si no lo hacía.

La cogí justo antes que se cerrara. Nuevamente, escucho la risa, en esta ocasión, se encontraba justo tras mí. Chillé, tenía 17 años y chillé como una pequeña.

Corrí arriba, le dije al tipo que no me sentía bien y me oculté en mi habitación hasta el momento en que todos los otros se levantaron esa mañana.

El monitor del bebé.

Hace 4 años, me desperté en la mitad de la noche. Teníamos un recién nacido de un par de meses durmiendo en la habitación de al costado. Tenía un monitor de vídeo en mi mesita a la noche, a fin de que mi mujer y pudiésemos verlo de manera fácil.

Conque hice click en el botón que prende la imagen de vídeo, y lo que vi me amedrentó como jamás antes.

Mi bebé se había ido.

En este momento, sé que los instintos deberían haberme hecho correr al cuarto del bebé. En vez de eso, me congelé. Miré por arriba, y mi mujer dormía junto a mí.

Por último, me mudé. Mas no para correr a la otra habitación, como debería haber hecho. En lugar de eso, subí el volumen del monitor del bebé.

Escuché la voz de otra mujer cantando una canción de cuna. No estoy bromeando. Otra mujer le cantaba a mi bebé con una voz suavísima, gentil y melódica. No recuerdo qué canción era, algo tal como «Duérmete, pequeño bebé».
Al final, mi congelador se rompió. Brinqué, corrí por el pasillo y también irrumpí en el cuarto de mi hijo.

Se encontraba intensamente dormido en su cuna. No existe ninguna mujer. Sin cantar.

Resulta que el monitor se encontraba recogiendo el de mis vecinos de al costado. Terminaban de adquirir el monitor de vídeo para su recién nacido (por recomendación nuestra).

No hay nada sobrehumano aquí, mas no sé si en algún momento he experimentado algo más aterrador.

La iglesia.

En el momento en que se encontraba en el centro era un estudiante horrible. Una vez, tras mi frecuente mala nota, mi castigo fue contribuir a la compañía de limpieza de mi padre limpiando la cuenta más reciente que había recogido. Sucedió que era una iglesia.

Dado a que la iglesia tiene horarios extraños, comunmente comenzaba a adecentar cerca de las diez u 11 de la noche. La primera noche, mi padre me asistió mostrándome qué llevar a cabo/ayudándome. Llegamos un tanto temprano (¿8pm?) a fin de que pudiese reunirse con el pastor y hallar las llaves. A lo largo de la corto asamblea con el pastor, tuve la sensación de que era rarísimo, mas mi padre parecía estar según ello, conque…

Una hora después, mi padre y nos encontramos limpiando habitaciones separadas. Siento que alguien me mira, conque mi cabeza da vueltas. Para mi alivio, si fuera mi padre. Me percaté de que se encontraba pálido y me ha dicho: «No estabas en la otra habitación conmigo, ¿verdad?» Le dije que no y me mencionó que me había visto ahí parado mirándolo. Me preguntó qué precisaba y no le respondí. Entonces mencionó que puse mi mano en su hombro justo en el momento en que comenzó a decir «Tengo una sensación extraña de esta gente» (refiriéndose a la multitud de la iglesia). Me mencionó que justo en el momento en que acabó de decir eso, la mano en su hombro se apretó lo bastante para ponerlo de rodillas. Se viró y no había nadie. Conque, eso probablemente debería ser bastante a fin de que dejásemos de adecentar la iglesia, mas teníamos un trabajo que llevar a cabo, conque lo hicimos.

Comencé a adecentar la iglesia semanalmente y no pasó nada más. Una semana, como terminaba de cumplir 18 años, mi amigo deseó llevarme al club de striptease, conque accedió a asistirme a adecentar si eso aceleraba las cosas. En un instante particular, sacó la basura al callejón de atrás, y de súbito le oí correr hacia atrás chillando «¿Qué? ¿DÓNDE ESTÁS?» Corrí a conocer qué pasaba y le pregunté de qué charlaba. Mencionó que se detuvo afuera para fumar un cigarrillo y que escuchó un enorme choque de vidrios rotos y que empecé a chillar su nombre en un grito de sangre cuajada. Había estado parado a unos 30 pies de donde se encontraba, y no escuché completamente nada. Hasta hoy, no sé si se encontraba bromeando conmigo, mas jura que no lo se encontraba.

Al final, una noche estuve allí limpiando la parte social de la iglesia solo. La predisposición era un grupo de puertas dobles en la parte frontal, consecutivas de un área abierta. Si se atravesaba, se iba de manera directa a la puerta posterior y a cada lado en todo el sendero, había habitaciones (salas, cocina, guardería, etcétera…). Ámbas últimas puertas de la izquierda, antes de llegar a la puerta posterior eran los baños de hombres y mujeres. Las puertas dobles delanteras siempre y en todo momento estaban cerradas con una cadena y un candado cerca de las manijas de las puertas exteriores. En el momento en que quitaba la cadena, siempre y en todo momento la envolvía cerca de las manijas interiores, mas no la cerraba. Era eminentemente para eludir que el viento abriese las puertas.

Conque estoy limpiando el baño más próximo a la puerta posterior en el momento en que escucho que el agua empieza a correr en el otro baño. Dejo lo que hago y voy a conocer qué ocurre. Llego allí y veo el inodoro llenándose, tal y como si acabara de ser tirado por la cadena. Observo por un instante, y veo el agua llenarse hasta la línea y me detengo. Bien, sospecho que la plomería es deficiente. Una vez que el inodoro se detiene, todavía escucho el agua corriendo, conque echo una ojeada veloz al culpable. No veo nada, conque vuelvo al baño original. Entro y también en el instante la sangre sale de mi cara en el momento en que veo que los tres lavatorios del baño están llenos de agua. El vapor sale de los lavatorios y me percato de que es el agua ardiente. Recobro la compostura y apago todos y cada uno de los lavatorios. Me doy la vuelta para salir y justo en el momento en que llego al pasillo, la puerta primordial empieza a cerrarse, tal y como si alguien tratase de ingresar. Ámbas puertas se apalean entre sí. Gracias a que solo se sostienen cerradas por la cadena que las circunda, se abren lo bastante a fin de que vea que no hay ninguna persona. Si hubiese alguien allí, sería el peor abridor de puertas de la historia.

No sé qué llevar a cabo, conque me quedo en la puerta del baño. Estoy rezando y cantando y realizando todo cuanto se me sucede llevar a cabo. De súbito la puerta deja de desplazarse. Y también INSTANTANEAMENTE la puerta posterior, que está a un pie a mi izquierda, empieza a llevar a cabo lo mismo. Esta es una puerta fácil estándar que está absolutamente clausurada, mas el pomo está rotando brutalmente y la puerta se inclina hacia mí, tal y como si alguien la empujase. Hay una ventana a la izquierda de la puerta y nuevamente, puedo ver que no hay ninguna persona ahí fuera.

Al final, tan veloz como empezó, todo se detiene. Rápidamente me doy la vuelta, me subo a mi turismo y me marcho… No le he quitado el polvo al púlpito, chicos. De esta forma de aterrador fue esto.

Llego a casa y mi padre está sentado en la mesa de la cocina, despierto, lo que es fuera de lo común. Me mira y me afirma que iremos a anular la cuenta de la iglesia. No había nada más que decir. Hasta hoy, siempre que le pregunto sobre ello, solo afirma que tenía un mal presentimiento.

 

https://actualidadmundo.com/2020/07/26/historias-de-espectros-para-leer-en-la-obscuridad-1a-parte/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies