Simples acciones para una eficaz Auto-Motivación

Pasos simples para la auto-motivación

El renombrado orador motivacional y autor americano, el Dr. Stephen R. Covey una vez comentó: «La motivación es un fuego desde el interior. Si alguien más intenta encender ese fuego debajo de ti, es probable que se queme muy brevemente». ¿Cómo defines la motivación?

Hay dos tipos distintos de motivación:

  • Intrínseco: Motivación que viene de nuestro interior.
  • Extrínseco: Motivación que se deriva de una fuente externa como un amigo, colegas, personas mayores en el lugar de trabajo, líderes religiosos o espirituales, cónyuge, hijos y mucho más.

Brevemente, la motivación puede describirse como una razón o causa por la que una persona o un grupo de personas se comportan de una determinada manera. La causa o la razón tiene que ser extremadamente fuerte, y a menudo involucra el interés propio.

Teniendo en cuenta que tienes planes buenos y saludables que no entran en conflicto con ninguna ley, regla o reglamento, mantenerse motivado es bastante fácil. Básicamente, la motivación es simplemente un estado mental. Utilizado adecuadamente, puede llevarte a alturas que tal vez nunca hayas soñado.

Sin embargo, nuestros sencillos pasos a continuación le guiarán sobre cómo mantenerse motivado en todo momento, a pesar de las adversidades que pueda encontrar:

Establecimiento de objetivos

Fijarse una meta es un método probado y comprobado para mantenerse motivado. Sin embargo, es importante establecer metas realistas y alcanzables. Fíjese una fecha límite en la que pretende alcanzar estos objetivos.

Hay tres tipos de objetivos:

  • Metas a corto plazo: Pueden lograrse en unas pocas semanas o un par de meses.
  • Objetivos a medio plazo: Estos suelen tardar un año o dos en lograrse.
  • Objetivos a largo plazo: Aquí puedes incluir tus opciones de carrera, planes de matrimonio, compra de una casa o cualquier cosa que requiera un período de tiempo más largo.

Asuntos de dinero

Nos guste o no, el dinero importa para mantenernos motivados. Aquí no estamos hablando de millones de dólares. Estamos diciendo que tener suficientes fondos para llevar una vida decente es un gran motivador por sí mismo. Puedes empezar ahorrando una saludable porción de tus ingresos diaria o mensualmente.

Evita cualquier préstamo

Sin duda, las personas con préstamos tienden a perder la motivación. La razón es simple: Una parte considerable de sus ingresos se destinará a pagar los préstamos o las cuotas de las tarjetas de crédito que tenga. Evita meterte en préstamos en la medida de lo posible, a menos que sea por alguna razón genuina y fuerte como la compra de una casa.

Permanecer con personas positivas

Generalmente, las personas con una mentalidad y actitud positiva son los mejores motivadores. Independientemente de su situación, siempre intentarán elevar su estado de ánimo. Tales personas de mente positiva te motivarán incluso si te sientes deprimido y abatido. Además, siempre que tengas pensamientos negativos, habla con esas personas ya sea conociéndolas o por teléfono.

Apreciarse a sí mismo primero

Siempre que pierdas la motivación, piensa en todas las cosas positivas que has hecho en el pasado y reflexiona sobre las grandes experiencias que has tenido. Además, recuerda todos los momentos adversos que has pasado y cómo saliste de ellos ileso. Apreciarse a sí mismo por sus logros es una gran herramienta de motivación.

Usar los errores como experiencias

Esto significa aprender de los errores del pasado, porque como humanos todos somos propensos a cometer errores debido a defectos inherentes o fallas en nuestro carácter. Recuerden, los errores no son definitivos. Tienen lecciones vitales para nosotros. La mayoría de la gente tiende a perder la motivación cuando las cosas van mal y no se obtienen los resultados deseados.

Examine su motivo

Una vez más, como dice el Dr. Stephen R. Covey, la clave de la motivación está en el motivo mismo. Si sus motivos son buenos y conformes a las leyes, la motivación sigue automáticamente. Pero cuidado, los motivos equivocados pueden llevar a una motivación equivocada que puede llevar incluso a la persona más estable y sobria a un profundo problema. Una vez que tus motivos son positivos y claros, la motivación sigue automáticamente.

Evite estresarse demasiado

El estrés puede dividirse en dos categorías diferentes:

  1. Estrés negativo: Que surge de acciones negativas, interactuando con personas desagradables y el letargo o la pereza, la exposición continua a situaciones dolorosas o desagradables y la soledad.
  2. Estrés positivo: Se acumula al resolver problemas laborales o domésticos. El estrés positivo suele dejarte satisfecho y feliz una vez que el problema se ha resuelto o después de un duro día de trabajo.

El estrés en la vida diaria es inminente. Mantenerse motivado ayuda a mantenerse motivado.

Esto puede parecer una tarea difícil para cualquiera que se encuentre en situaciones adversas. Sin embargo, vale la pena notar que toda situación mala siempre pasa. Tengan en cuenta que cada mala circunstancia eventualmente se desvanecerá. Perder la motivación no ayudará a resolver ningún problema y tampoco lo hará preocuparse por algo. Puedes mantener tu motivación con el simple pensamiento de que todo problema es temporal.

Traza tu mapa

Lamentablemente, la mayoría de la gente se embarca en un proyecto o esfuerzo sin prestar mucha atención al resultado final. En su lugar, puedes trazar tu propio mapa de ruta. Haz un inventario sobre cómo quieres empezar y por qué. Esto en sí mismo es un gran factor de motivación. Simultáneamente, tenga en cuenta cuál es el objetivo exacto o el final donde su esfuerzo debe culminar. Sea intrépido en la búsqueda de sus sueños y metas.

Vale la pena recordar que todos perdemos la motivación en algún momento de la vida. Esto es perfectamente normal y no hay nada de qué alarmarse. Analizar la causa de la pérdida de la motivación, comprender y encontrar formas y medios para contrarrestarla, hace milagros de hecho. La falta de motivación, si no se trata, puede llevar a enfermedades mentales.

¿Por qué nadie habla de estas 4 técnicas de motivación?

¿Cuántas veces has escuchado las preguntas: «Qué te impulsa» o «Qué te excita»? Estas preguntas pueden venir de personas bien intencionadas pero hacen una suposición problemática – Nuestra motivación depende de algo externo. Como resultado, en lugar de construir activamente estructuras que motiven, nos encontramos buscando sin rumbo algunos factores externos que nos motiven. En lugar de preguntar: «¿Qué me motiva?» Deberíamos preguntarnos, ¿qué estoy haciendo para mantenerme motivado? La respuesta a esta pregunta está en el hacer, no en la motivación en sí.

Razones por las que la auto-motivación puede ser tu mejor arma para el estrés

El estrés es una fuerza perjudicial que afecta a nuestra salud a todos los niveles. Nos expone a dolores físicos, problemas emocionales y caos mental. Todos estos impactos del estrés corroen nuestro entusiasmo por vivir. Nos sentimos agotados, no nos interesa hacer nada en la vida y todo parece no tener sentido. Este círculo vicioso de estrés continúa y continúa. Parece casi imposible encontrar una forma de salir de él. Pero no es imposible en la actualidad. Hay una fuente infinita de poder dentro de todos nosotros utilizando la cual podemos terminar este círculo vicioso. Pero, en lugar de acceder a ese poder desde el interior, seguimos buscándolo desde fuentes externas.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies